casa horizontal

de la percepción a la técnica de proyecto

por juan tohme

el proyecto arquitectónico situado entre lugar e historia hacen posible generar líneas de pensamiento y de actuación frente a escenarios específicos. 

 

como primera postura situar a la transformación y actualización de técnicas como motor del proyecto.  la casa ubicada en zámbiza, parroquia rural situada al nor-este de la ciudad de quito en ecuador, contiene algunas de estas convergencias y que nos invitan a generar cuestionamientos y análisis críticos frente a una tradición de lugar y como aquellas actualizaciones han permitido plantear nuevas miradas sobre una cultura ya establecida.

 

una segunda postura dirigida a las transferencias, es decir aquellas operaciones donde se propone una arquitectura capaz de tener sentido universal en escenarios específicos, transferible en pensamiento a través de la simplicidad y universalidad de las operaciones pero intensa en significado, sumado a esto el futuro incierto como una variable más.  la casa horizontal se describe como aquella operación básica sobre un terreno en pendiente, un plano horizontal sobre un plano inclinado, llevando así aquellas acciones a un pragmatismo poético.

 

el hombre se ha basado siempre en un plano horizontal para establecerse, desde la edad de piedra hasta nuestra actualidad ya sea en los momentos más cotidianos como una mesa para poder comer o en la colocación de un mantel en el campo o en la playa;  alberto campo baeza hace un recuento importante sobre este tema y como el plano horizontal plano y mediante palabras sinónimas nos conduce a búsquedas interesantes de relaciones:

 

plano

establecerse

tabla

posarse

sentarme

asentamiento

reposar

podio

plataforma

basamento

base

terraza

azotea

 

 

un plano horizontal no hubiese existido sin la topografía irregular como la música electrónica no hubiese sido posible sin el rock.

 

como tercera postura, conjugaciones entre lugar y paisaje donde se establece  la percepción de que la casa se asentara como un puente hacia el horizonte lejano. esto conlleva a un primer cuestionamiento de actuación sobre una tradición que viene desde lo vernacular y se re cobija en el contexto inmediato mimetizándolo, sin embargo esta casa propone lo contrario: una actualización de estos pensamientos mediante técnicas universales de pensamiento y operaciones básicas que permitan ser transferidas y así generar líneas de acción sobre un panorama como ecuador que no han sido analizadas.

el gran arquitecto teórico argentino jorge mele, hace una reflexión sobre estos temas puntualmente de esta obra mencionada donde plantea la casa como tema arquitectónico, recorre las iniciativas de los arquitectos  contemporáneos por pensar, concebir, proyectar y construir una obra de arquitectura que ha ido sedimentándose como problema a lo largo de la modernidad mediante investigaciones de variados enfoques. dan testimonio de tales búsquedas los trabajos de mies; le corbusier, alvar aalto y álvaro siza, entre otros, quienes sentaron las bases de los modos de habitar modernos desde una mirada múltiple y abierta a las invenciones e innovaciones técnicas tanto como estéticas.

ellos han definido tradiciones proyectuales las que actualizándolas permanentemente, los arquitectos de las jóvenes generaciones refieren como un contexto de señalamientos productivos para sustentarse con su ejemplaridad pero también para trascenderlos. tal es el caso de la obra de juan tohme, la que presenta unas cualidades equilibradas y armónicas entre su propuesta disciplinar y las potencialidades habitativas que la misma propone.

me refiero a un sistema de coexistencias conceptuales, a las que la casa remite, desde un controlado equilibrio vinculando expresión y orden; modulando funcionalidad y artisticidad o adecuando contrastadamente una horizontalidad verticalizada en razón de la condición topográfica del lugar. así su disposición refleja las aprehendidas lecciones del pensamiento moderno con respecto a las funciones constructivas basadas en la economía de medios o a las expectativas contemporáneas de lograr en sus espacios el carácter de lugares propensos a ser habitados sensible y emocionalmente.

el acto constructivo que ha devenido en “hogar” sabiamente ha sabido conjugar materialidades posibles, fragmentos de memorias en una sensibilidad en la que las temporalidades se interceptan para dar a luz las condiciones necesarias que fundamentan la noción habitativa: la vida misma. en esta casa, las proporciones y los ajustes de los espacios con relación a la escala humana se consolidan conjuntamente con un equipamiento que revela la presencia de una sensibilidad dirigida por la inteligencia emocional que se constituye en una convocatoria a vivir la casa  integralmente.

sin exaltaciones simbólicas ni excesos retóricos el uso de los elementos de arquitectura es lo suficientemente discreto, como eficaz destacándose lo táctil como una experiencia enriquecedora de los lenguajes articulados entre sí.

esta casa nos invita a ser habitada ya que seguramente ella nos ha de habitar, enriqueciendo nuestros sueños, recuerdos y el deleite de la recreación visual de un paisaje cultural que la distingue.    

 

la casa horizontal en tres ideas: una como la relación y postura tectónica de piezas metálicas como acto constructivo; la modulación que conforma el espacio como acto proyectual y el equilibrio entre lo vertical y horizontal como acto conceptual.       

 

una casa que ama la ciudad, la cultura urbana, poniendo el valor la naturaleza afirmando este pensamiento contemporáneo de no tocar el suelo sino simplemente apoyándose, la técnica aparece cuando surgen cuestionamientos de interés en la arquitectura del presente.

como cuarta postura, retomar a la geometría como eje central en los procesos, y así eliminar todo lo superfluo, toda forma de fascinación y que conllevará hacia un pensar técnico.

por un lado, existe una idea que impulsa la arquitectura; por otro, la estructura, el material, el espacio, el color, la luz y las sombras intervienen en su gestación. 

 

como quinta y última postura las conjugaciones, aquellas variaciones espaciales producidas por la manipulación de las obras de arquitectura en este caso un ejercicio operativo del recorte que nos permite desmantelar las obras en piezas arquitectónicas que re disponen las relaciones entre espacios, límites y condiciones materiales de su condición original y que permiten ser transformadas en nuevos proyectos.

este ejercicio realizado sobre esta obra en particular produjo un análisis crítico interesante como retomar lo esencial, aquella sustracción de la galería entre patio y recorrido y el elemento vertical de las escaleras en otras conformaciones de espacios posibles permitiendo así comprobar aquella hipótesis de procesos de proyecto partiendo desde lo particular hacia lo general y no como normalmente se realiza.  sin duda es un llamado a la academia para poder revalorizar estas técnicas que permitan abrir un panorama cultural con más sustento partiendo de la propia disciplina.

los procesos y pensamientos en relación con los diferentes momentos de la historia, su re-descripción con el presente podrían ser las técnicas con las que esta casa se ha proyectado.

quedará aquí plasmado un conjunto de categorías y posturas analíticas cuyo objetivo no será otro que el de ofrecer un nuevo pensamiento que estimule el acercamiento a problemas y situaciones que nos enfrentamos como arquitectos diariamente, dejándolo abierto a futuras percepciones.

  • Instagram